Fotografía Macro - La guía completa para fotógrafos principiantes

Introducción a la macrofotografía: conceptos básicos y elección del equipo

¿Cómo-funciona-la-cámara-macro?

¿Qué es la fotografía macro?

La macrofotografía es el género fotográfico que se centra en sujetos pequeños o muy pequeños. Las fotos de este tipo son inconfundiblemente fascinantes y captan fácilmente la atención del espectador. Sin embargo, no pueden tomarse a la ligera, sino que requieren un cuidado especial. 

Al igual que muchos otros géneros (por ejemplo, la fotografía deportiva), la macrofotografía tiene requisitos especiales en cuanto a los ajustes de la cámara y los trucos especiales que hay que utilizar, así como en cuanto al equipo. 

Para este último, en particular, los requisitos son bastante estrictos. En este artículo veremos lo que necesitas saber sobre la fotografía macro y exploraremos el equipo que necesitas para crear fotos realmente fantásticas. 

Los orígenes de la macro fotografía

Los orígenes de la macrofotografía se remontan a principios del siglo XX, cuando F. Percy Smith comenzó a fotografiar insectos utilizando fuelles que actuaban como tubos de extensión.

Con la invención de las cámaras réflex en la década de 1950 y la posibilidad de ver la escena fotografiada a través del visor, la macrofotografía se hizo mucho más fácil. 

Desde entonces, mucha gente se ha aficionado a la macrofotografía, fascinada por las nuevas y diferentes perspectivas con las que podemos mirar el mundo que nos rodea.

Técnicas de macrofotografía

La macrofotografía nos permite descubrir un nuevo mundo en miniatura, con posibilidades prácticamente infinitas. Las cosas pequeñas o los animales, como los insectos, las flores, las plantas o las gotas de agua, que a menudo pasan desapercibidos, pueden ser "capturados" en imágenes fotográficas espectaculares. 

Además, los sujetos de la macrofotografía pueden encontrarse fácilmente a su alrededor o a pocos minutos de tu casa.

¿QUÉ-ES-LA-FOTOGRAFÍA-MACRO-EXACTAMENTE?

La distancia mínima de enfoque en la fotografía macro 

Para fotografiar objetos pequeños hay que acercarse, sin duda. Para acercarnos podemos aumentar la distancia focal o reducir físicamente la distancia entre nosotros y el sujeto. Veamos ahora por qué no es tan sencillo.

Ya he hablado el concepto de distancia mínima de enfoque en este artículo. No es un concepto difícil, es simplemente la distancia mínima del sujeto a la que un objetivo puede enfocar. A distancias más cortas, el enfoque es imposible. 

Los objetivos gran angulares, como el muy utilizado 18-55 mm, tienen una distancia de enfoque muy corta, de unos 30 cm. Supongamos que quieres fotografiar una mariposa. Con nuestro objetivo gran angular, nos acercamos lo máximo posible y, afortunadamente, conseguimos no espantarlo. 

Pero a pesar de la corta distancia, como estamos utilizando un objetivo con una distancia focal corta, el aumento no es suficiente para crear una foto macro. 

¿Cuál es la primera solución que se te ocurre? Montamos nuestro teleobjetivo y volvemos a encuadrar a nuestro sujeto, desde la misma distancia. No hay manera de concentrarse. Independientemente del teleobjetivo que tengas, la distancia mínima de enfoque es de al menos 90 cm. 

Por tanto, la mayor distancia focal nos permitirá acercarnos al sujeto, pero la mayor distancia de enfoque nos obligará a alejarnos, reduciendo el aumento.

La relación de aumento o de ampliación 

Lo que realmente nos interesa es la relación de ampliación, es decir, la relación entre el tamaño real del objeto que estamos encuadrando y su tamaño en el sensor, es decir, en la imagen capturada. La relación de aumento (también llamada relación de reproducción) que se suele considerar como la mínima para identificar un objetivo macro es la relación 1:1. 

Esto significa que cuando la cámara se coloca a la distancia de enfoque más corta del sujeto, el tamaño del sujeto en la foto será igual a su tamaño real. 

Las relaciones más grandes (por ejemplo, 2:1, 3:1) dan lugar a ampliaciones, al igual que cuando se utiliza una lupa o un microscopio, y, por tanto, a fotografías macro aún más grandes.

El sensor de una cámara es bastante pequeño, en Nikon, por ejemplo, el sensor tiene una diagonal de 28 mm. Imagina que un objeto de 28 mm de longitud, por ejemplo una joya, una moneda o un insecto, ocupa toda la superficie de una foto: una vez impresa, será mucho más grande, se ampliará enormemente.

PARA-QUÉ-SE-UTILIZA-LA-FOTOGRAFÍA-MACRO

La distancia mínima de trabajo

El tercer elemento importante que hay que tener en cuenta a la hora de hacer macrofotografía es la distancia mínima de trabajo, es decir, la distancia mínima entre la parte frontal del objetivo y el sujeto necesaria para conseguir un aumento de 1:1. 

¿Por qué es importante?

Cuando se fotografían sujetos inanimados, como las flores, de las que hay hermosas fotografías macro, este valor tiene poca importancia. Sin embargo, los fotógrafos de macrofotografía suelen intentar capturar insectos o pequeños reptiles, seres vivos. 

Como todos sabemos, es difícil acercarse a ellos porque tienden a huir. Por lo tanto, un objetivo con una distancia mínima de trabajo más larga te permitirá situarse más lejos del sujeto y así reducir el riesgo de que se te escape. 

Por ejemplo, un lente macro de 50 mm para obtener un aumento de 1:1 requiere una distancia de 7 cm, que es suficiente para que cualquier insecto probablemente se escape. Por el contrario, un macro de 100 mm requiere una distancia mucho más fácil de 14 cm para conseguir el mismo aumento.

¿Cuáles objetivos comprar para hacer fotografía macro ?

No hay forma de evitarlo, los objetivos adecuados para la macrofotografía son los de distancia focal fija que permiten al menos un aumento de 1:1. Se pueden encontrar a partir de 50 mm, y el precio aumenta a medida que aumenta la distancia focal. 

Sin embargo, por debajo de 100 mm es difícil, sin accesorios adicionales, conseguir resultados impresionantes con aumentos realmente elevados. De hecho, los objetivos macro más populares son los que tienen una distancia focal de 100 o 105 mm.

También hay objetivos zoom en el mercado, especialmente de terceros fabricantes, que llevan la palabra macro en su nombre. Básicamente, se trata de un mal uso del término, ya que estos objetivos nunca son capaces de alcanzar una relación de aumento de 1:1. Simplemente reducen la distancia mínima de enfoque en comparación con otros objetivos zoom.

Lista de algunos lentes macro 


Si realmente quieres hacer fotografía macro, no te dejes engañar por los nombres de estos objetivos. Si, por el contrario, quieres un teleobjetivo que te permita experimentar una aproximación a la macrofotografía, entonces esta puede ser la elección para ti. 

Tampoco hay que olvidar el hecho de que los objetivos macro están construidos para conseguir la máxima nitidez incluso a distancias muy cortas, algo que los zooms generales no tienen.

Una nota sobre la apertura máxima. Como veremos en mas adelante en este mimos  artículo, normalmente en la fotografía macro es necesario utilizar valores de apertura bastante altos. Por lo tanto, la apertura máxima especificada de los objetivos macro suele ser un valor irrelevante. 

Sin embargo, si tienes la intención de comprar un objetivo macro y utilizarlo también para otros tipos de fotografía, como los retratos, es posible que quieras elegir un objetivo con una apertura máxima mayor.

Los objetivos macro modernos incorporan una serie de tecnologías avanzadas de enfoque y reducción de la vibración y producen imágenes increíblemente nítidas y sin distorsiones. Sin embargo, tienen un precio bastante elevado. 

¿Qué tipo de distancia focal elegir?

Los objetivos macro están disponibles en diferentes distancias focales:
  • Objetivos macro cortos (35 mm-60 mm): Estos objetivos macro son ligeros y baratos, pero requieren que te coloques muy cerca del sujeto, lo que conlleva problemas con las sombras y la posibilidad de asustar al sujeto. Por lo tanto, son adecuados para temas estáticos.
  • Objetivos macro intermedios (90 mm-105 mm): Estos objetivos tienen una mayor distancia de trabajo, pero siguen siendo lo suficientemente ligeros como para utilizarlos sin tener que usar siempre un trípode.
  • Objetivos macro largos (150 mm-200 mm): Los objetivos macro con una distancia focal larga producen las fotos de mayor calidad a la mayor distancia. Son los objetivos macro más caros y pesados. Son objetivos ideales para los profesionales que fotografían sujetos en movimiento, como los insectos.

Tubos de extensión

QUÉ-NECESITO-PARA-EMPEZAR-A-HACER-FOTOS-MACRO

Los tubos de extensión son espaciadores cilíndricos que se colocan entre el objetivo y la montura de la cámara para aumentar la extensión del objetivo. Como no hay ningún sistema óptico en su interior, su efecto depende de su capacidad para modificar la distancia mínima de enfoque del objetivo. 

Cuanto más largo sea el tubo de extensión, más se podrá acercar a un sujeto y seguir enfocando, y en consecuencia, mayor será el resultado de la ampliación. Los tubos de extensión se venden generalmente en juegos, y pueden combinarse para conseguir mayores o menores extensiones, según la situación.

Estos tubos suelen ofrecerse en juegos de tres con diferentes tamaños para conseguir distintos resultados. El tubo de extensión ayuda mucho y es también una alternativa para aquellos que quieren acercarse a la fotografía macro sin tener que comprar necesariamente un objetivo diseñado para ello.

Cuidado que hay algunos tipos que no permiten la transmisión del autofoco y por lo tanto tendrás que actuar manualmente.

En general, el uso de estos tubos permite encuadrar y ajustar la distancia focal sin variar las condiciones de luz y sin afectar a la medición del exposímetro, conservando así la nitidez propia del objetivo.

Lista de tubos de extensión recomendados 


Los tubos de extensión son una solución económica para conseguir buenos resultados. Recomiendo el uso de tubos de extensión con contactos eléctricos en su interior, para preservar la comunicación entre el objetivo y la cámara. 

El mayor problema de los tubos de extensión para la fotografía macro es la pérdida de luz. Cuanto mayor sea el tubo de extensión, mayor será la pérdida de luz. Los tubos de extensión requieren tiempos de exposición adicionales, que suelen ser compensados por el exposímetro de la cámara.

El multiplicador de focal

Los multiplicadores focales son accesorios utilizados en la fotografía macro y de naturaleza. Aumentan la distancia focal sin cambiar la distancia mínima de enfoque, es decir, puedes conseguir una mayor distancia focal sin cambiar tu posición y dando a tus tomas un mejor desenfoque del fondo.

Esto significa que aplicando un multiplicador de distancia focal obtendrás un aumento sin tener que moverte de donde estás disparando.

Hay otras ventajas que puedes comprobar por ti mismo: en primer lugar, un fondo más borroso y, en segundo lugar, el hecho de poder operar a una mejor distancia de trabajo.

Por otro lado, puedes notar una pérdida de calidad de imagen, a no ser que tengas un objetivo de primera categoría, en cuyo caso podrás seguir haciendo una buena foto.

Lista de multiplicador focal que puedes comprar 


El funcionamiento de este sistema óptico consiste en desviar los rayos de luz a una zona más amplia del sensor, realizando un verdadero recorte óptico. 

La desventaja es que al colocar elementos ópticos adicionales entre el sujeto y su sensor, tendrá una pérdida de calidad de imagen, que será menor a medida que aumente la calidad del multiplicador focal. Además, la luminosidad se reducirá drásticamente, perderás 1 stop en el caso de un multiplicador 1,4x y 2 stops con 2x.

Anillos de inversión o técnica del objetivo inverso


La técnica del objetivo invertido consiste en montar un objetivo fijo al revés a través de un adaptador, llamado anillo de inversión. Esta técnica funciona con objetivos de distancia focal fija de cualquier tamaño, pero mucha gente cree que el de 50 mm es el que da mejores resultados. ù

Utilizando esta técnica perderás el automatismo de apertura. Por lo tanto, es mejor seleccionar el parámetro de apertura con el objetivo de forma normal, antes de desmontarlo e invertirlo. 

En cuanto al enfoque, como el objetivo está al revés, no podemos utilizar ni el autoenfoque AF ni el enfoque manual a través del anillo del objetivo. Podemos enfocar moviendo la cámara hacia delante o hacia atrás.

Utilizando estos anillos de inversión, puedes dar la vuelta a tu objetivo y montarlo a la inversa, con la lente frontal cerca de tu cámara, reduciendo así la distancia mínima de enfoque. 

Suelen ser anillos metálicos, roscados en el lado del objetivo y con una montura de bayoneta para el cuerpo de la cámara.

Lentes Close -up

Los lentes close up son otros accesorios interesantes que permiten transformar un objetivo normal en uno con un alto factor de aumento y una corta distancia mínima de enfoque. 

Por eso son tan populares entre quienes quieren dar sus primeros pasos en la fotografía macro sin tener que gastar mucho dinero en un equipo dedicado.

Estas lentes se enroscan simplemente en la parte delantera del objetivo y tienen un valor de aumento expresado en dioptrías (+1, +2, +4, +10). También es posible combinar los objetivos para aumentar el factor de aumento, recordando montarlos en orden descendente (por ejemplo, +4, +2, +1 para obtener un aumento de +7).

Lentes Close up recomendados 


Con este accesorio podrá disfrutar de la búsqueda de nuevas fronteras en la fotografía macro, ya que podrá cambiar la relación entre la distancia de enfoque y el aumento que puede conseguir.

La regla básica (siempre válida) es que cuanto menos lente pongas entre la luz y el sensor mejor, pero en este caso lo que vas a conseguir es realmente increíble, gracias a un aumento que puede alcanzar un valor de hasta +10 (el mínimo es +1).

La maximización del sistema se consigue cuando se puede disparar lo más cerca posible del sujeto al reducir la distancia de enfoque. 

Al igual que con otros sistemas baratos para la macrofotografía, hay que hacer concesiones. El primer compromiso es la formación de aberraciones esféricas que provocan una pérdida de nitidez en las zonas periféricas de la imagen. 

Al utilizar lentes de baja dioptría, se produce un ligero ablandamiento que se aproxima a un verdadero desenfoque a medida que se aumentan las dioptrías. otra desventaja es la pérdida de luminosidad. Un objetivo reduce la luminosidad en un punto.

Por este motivo, recomiendo comprar objetivos de buena calidad, ya que las soluciones demasiado baratas degradarán considerablemente la calidad de la imagen final.

¿Hasta donde te puede llevar la fotografía macro?


Cuando te inicies en la macrofotografía es probable que intentes hacer imágenes como muchas de las que ves por ahí, buscando imágenes de insectos o flores.

Sin embargo, con el tiempo, seguro que querrá tomar algunas imágenes inusuales y, de hecho, con la macrofotografía las oportunidades son infinitas.

En primer lugar, te recomiendo que tengas un buen trípode, porque cuando trabajas con grandes aumentos, es fácil que se produzca un micro desenfoque (un ligero e imperceptible movimiento de la cámara que, sin embargo, arruina la imagen final).

También deberías equiparte con un cable disparador remoto para no tener que tocar la cámara al hacer la foto.

El trípode 

Un trípode sólido proporciona una estructura para la cámara posicionándola firmemente. Esto es para evitar el desenfoque y para no esperar demasiado tiempo el momento adecuado para hacer la foto estando en una posición incómoda durante varios minutos.

Te dejo aquí abajo un link hacia el post mejores trípodes para fotografía macro y una lista de trípodes que te pueden interesar .

El flash

Cuando la luz es realmente escasa, necesitas un impulso extra del flash. No, olvídate del flash emergente integrado en tu cámara, que sólo tiene una función: permitir que otros fotógrafos comprendan el nivel de preparación de quienes les rodean. 

Un flash separado de la cámara es la mejor opción y si tienes mucho dinero para invertir en macrofotografía, existen flashes dedicados, como los llamados "anillos". Se trata de un dispositivo circular que se monta en el objetivo a través de la montura del filtro y que ilumina el objeto de manera uniforme.

Flash para fotos macro 

Fuelle para macrofotografía

Los fuelles para macrofotografía funcionan según el mismo principio que los tubos de extensión, pero no tienen una longitud de extensión fija. Con los fuelles, puede ajustar la extensión como desee. El fuelle puede utilizarse con casi cualquier objetivo mediante un adaptador. 

En comparación con los tubos, tienen la ventaja de que son muy ligeros. Al utilizar esta técnica tenemos que usar los ajustes de la cámara en modo manual. Con el fuelle no sólo podemos aumentar la distancia focal (y por tanto el aumento), sino también el desplazamiento y la inclinación. 

En la fotografía macro, la capacidad de inclinación es esencial porque permite enfocar el sujeto en su totalidad.

A menudo se utilizan en combinación con un carril de enfoque. El raíl de enfoque es una herramienta que mantiene la cámara estable y permite micro ajustar el enfoque. 

Fotografiar con el fuelle requiere paciencia y práctica para dominar y entender cómo funcionan los movimientos. Si disponemos de un objetivo macro, podemos acoplar una corredera micrométrica para combinar las ventajas de los ajustes de micro enfoque.

Problemas de la macrofotografía

El gran problema de la macrofotografía es que la profundidad de campo es muy limitada. Por regla general, se recomiendan los diafragmas cerrados, a partir de f/16, para permitir que el sujeto principal quede enfocado. 

También se recomiendan las velocidades de obturación rápidas, unidas, cuando sea necesario, al uso de un flash externo. Ten cuidado porque el uso de un flash o un anillo de flash macro podría asustar al sujeto. Es mejor utilizar un difusor para suavizar la luz y dejar el sujeto sin molestar. 

Es esencial el uso de un trípode lo suficientemente amplio como para permitir una posición muy baja. El autoenfoque no siempre funciona bien cuando se fotografían sujetos muy cercanos. Por tanto, se recomienda el enfoque manual para obtener una buena media de imágenes nítidas.

Otro método para conseguir una mayor profundidad de campo en la macrofotografía digital es utilizar la técnica del "Focus Stacking". Esta técnica puede utilizarse en sujetos estáticos y consiste en combinar varias tomas enfocadas en diferentes partes del sujeto, utilizando un software de postproducción (por ejemplo, Adobe Photoshop). 

Para facilitar esta técnica podemos utilizar una corredera micrométrica que nos facilitará los micro ajustes de enfoque.

El enfoque 

Hay algunas reglas en las que todo el mundo está de acuerdo en la fotografía, una de las cuales es el enfoque manual en la fotografía macro. 

De hecho, en la fotografía macro la profundidad de campo es extremadamente limitada, y el sujeto está tan ampliado que la cámara puede equivocarse fácilmente y enfocar de forma inexacta. 

Al configurarlo como manual, puedes conseguir la toma que deseas y con los elementos correctos enfocados, como los ojos enfocados y las alas desenfocadas o viceversa en el caso de los insectos.

Ajustar el enfoque de esta manera también ayudará a reducir las sacudidas de la cámara, ya que puede ocurrir que después de componer la foto, enfocar y pulsar el disparador con temporizador, la cámara decida que el sujeto ya no está enfocado y elija ese mismo momento para volver a enfocar.



La belleza de una imagen macro depende de estos aspectos: el enfoque y, por tanto, las zonas nítidas y las partes borrosas. Antes de hacer la foto hay que tener la paciencia de dedicar unos instantes a ajustar el enfoque adecuado.

El enfoque manual puede dar un frente borroso, un centro nítido y un fondo aún borroso.

Como te decía antes el enfoque está directamente relacionado con la profundidad de campo, que en macrofotografía debe reducirse en favor de una apertura abierta. En la fotografía macro, la profundidad de campo debe reducirse en favor de una apertura abierta, por lo que es importante enfocar únicamente al sujeto: cualquier elemento, aunque esté a pocos milímetros, podría aparecer desenfocado.

Si no tienes focus peaking y tienes una réflex barata, te recomiendo que uses el LiveView en lugar del visor, que suele ser pequeño y oscuro en estos modelos. Al precio de un mayor consumo de batería, obtendrás una mejor fotografía macro, ya que puedes acercarte a la parte del encuadre que desees para controlar la precisión y nitidez del enfoque.

La importancia de la profundidad de campo

 Hay 4 factores que influyen en la parte desenfocada de tu imagen, a saber
  • la apertura
  • la longitud focal;
  • la distancia entre el punto de enfoque y la cámara;
  • la distancia que separa al sujeto del fondo.
El aumento de la distancia focal y la proximidad al sujeto provocan una profundidad de campo muy pequeña, en la que a menudo sólo una pequeña parte del sujeto está enfocada, y si pensamos por un segundo en lo milimétrico que es esto, entenderemos fácilmente por qué los objetivos y las cámaras luchan tanto por conseguir un enfoque correcto.

Para remediar este problema, siguiendo las reglas del triángulo de exposición, tendrás que cerrar el diafragma, utilizando aperturas mayores que f/8 o f/16, evitando pasarte para evitar la difracción, es decir, la pérdida de calidad que se produce cuando las aperturas son demasiado cerradas, y aumentando la velocidad de obturación (si estás retratando sujetos inanimados).

Configuración de la cámara

Como te dije antes, en la fotografía no hay muchas reglas en las que los fotógrafos se pongan de acuerdo, los ajustes para la fotografía macro... no, no son una de ellas. 

La mejor manera de entender cuáles son los ajustes correctos para esa fotografía macro que vas a hacer es probar y volver a probar, cambiando los ajustes y los ángulos de vez en cuando, de esta manera encontrarás tu propio estilo. 

A menudo en fotografía los principiantes preguntan al autor de una foto "¿Cuáles son los datos de la toma?" es una pregunta que deja un poco de tiempo para encontrar, porque nunca tendrás las mismas condiciones para replicar la toma, e incluso si lo hicieras, habrías hecho una copia de la fotografía original, no algo propio.

Sin embargo, puedo darte algunos consejos generales para que hagas la mejor macrofotografía posible, pero ten cuidado, ¡se trata de directrices, no de un evangelio a seguir!

Modo de disparo

(Lea más en nuestra guía sobre los modos de disparo): elije siempre el modo manual (M) o, como mucho, la prioridad de apertura o diafragma (A o Av) para poder ajustar el enfoque y la apertura, el parámetro clave, dejando que la cámara calcule los demás.

La apertura del diafragma

La apertura del diafragma influye en la profundidad de campo, cuanto más pequeña la quieras más abierto debe estar tu diafragma, mientras que si quieres una mayor parte de tu sujeto enfocado debes cerrarlo al máximo. Recuerda que el fondo debe ser lo más neutro y borroso posible, para no distraer la atención del sujeto elegido.

El Iso

La sensibilidad ISO  puede dejarse en automático, de modo que puedes ajustar los demás valores lo mejor posible, procurando que no suba demasiado, manteniéndose entre 100 y 500, para evitar introducir ruido digital que arruine tus tomas, obviamente todo ello según las reglas del triángulo de exposición.

El tiempo de exposición 

La velocidad de obturación depende del sujeto, puede ser lenta si se trata de un objeto, mientras que tendrá que ser rápida, más de 1/100 s, para congelar un sujeto animado o expuesto a la acción de los elementos, como una flor a merced del viento.

La Luz

Como habrás notado, configurar tu cámara para obtener la máxima calidad puede ser difícil. Un ISO bajo o en automático, una apertura cerrada y tiempos de obturación cortos hacen que la fotografía macro sea bastante compleja. En muchos casos la luz natural puede ser suficiente, en otros puedes necesitar más luz para conseguir la exposición correcta, o una luz de iluminación para compensar las sombras.

El consejo es llevar siempre un flash con un difusor para suavizar la luz. Si lo necesitas, recuerda ajustar la velocidad de obturación dentro del límite de sincronización del flash de 1/200 de segundo. Puedes utilizar cualquier modelo de flash, pero también hay modelos dedicados a la macrofotografía.

¿Cómo hacer una buena fotografía macro?


Muy a menudo será necesario utilizar un trípode para estabilizar la cámara, especialmente cuando se utiliza un objetivo de larga distancia focal. Cuando se dispara con la cámara en un trípode, es mejor utilizar un control remoto para la toma. Si se dispara con una réflex, también es mejor bloquear el espejo antes de disparar el obturador.

Las distancias y los sujetos serán diferentes de nuestra visión del mundo real. Una de las cosas más difíciles en la fotografía macro es entrenar el ojo para prever una buena toma. Sólo la experiencia nos permitirá saber si estamos ante una buena escena para fotografiar o no. 

La fotografía macro requiere mucha paciencia y atención a los detalles. El trabajo de un macro fotógrafo no termina con la elección de una buena composición fotográfica. También hay otros mecanismos expresivos que debemos utilizar, como la profundidad de campo, el enfoque y el control de las luces y las sombras, para hacer que cada imagen sea especial.

Las mejores cámaras para la macrofotografía: cámaras DSLR vs cámaras sin espejo

Para la fotografía macro, tanto las cámaras DSLR como las sin espejo pueden funcionar bien. La clave es elegir una cámara que te permita utilizar un buen objetivo macro y, a ser posible, que tenga el menor retardo de obturación posible. 

Las cámaras réflex digitales llevan mucho tiempo con ventaja, debido al retraso de los visores electrónicos y al menor número de objetivos macro nativos de las cámaras sin espejo. Hoy en día, estas diferencias están desapareciendo.

Si eliges una cámara sin espejo, compra una con visor electrónico. Intentar componer y mantener una foto macro con la pantalla LCD trasera, especialmente con aumentos extremos, es extremadamente complicado.

Las mejores cámaras para el macro: Full-Frame vs Crop-Sensor

Una cámara con un sensor de fotograma completo puede capturar más luz, más información, por lo que las cámaras de fotograma completo suelen tomar imágenes de mejor calidad que las que tienen un sensor recortado. Si dos cámaras tienen la misma cantidad de pixeles pero dos tamaños de sensor diferentes, la que tiene el sensor más grande producirá mejores imágenes.

Las imágenes tomadas con un sensor más pequeño parecerán más grandes debido al estrecho campo de visión. Por eso, comprar una cámara con sensor de recorte puede ser la elección correcta si tu objetivo es crear fotos con el mayor aumento posible. 

Las cámaras de formato completo también son más grandes y pesadas. Si estás fotografiando macros a mano, el peso de la cámara puede afectar a tu capacidad para sujetarla correctamente. Sin embargo, las cámaras de fotograma completo permiten una mayor resolución y, por lo general, manejan mejor los ISO altos.

Los mejores momentos para hacer este tipo de fotos

A estas alturas ya sabrás que la fotografía consiste en escribir con la luz, así que la calidad y la cantidad de luz también son cruciales en la fotografía macro. Teniendo en cuenta los ajustes mencionados anteriormente, la opción más obvia es fotografiar a los sujetos en las horas más inusuales del día para un fotógrafo: las horas más luminosas del día. 

Como nuevo vampiro, probablemente hace años que no pones un pie fuera de tu casa con tu cámara al mediodía, pero no te preocupes, tus cámaras no entrarán en combustión espontánea en cuanto les den los rayos del sol. 

La luz del mediodía te permitirá establecer una velocidad de obturación más rápida, pero creará unas sombras muy nítidas. Gracias a un panel reflectante puedes suavizar y dirigir mejor las sombras y la luz.  

Sin embargo, en honor a la verdad, la naturaleza se encuentra en su mejor momento del día y, por lo tanto, antes de dedicarse a la macrofotografía debería convertirse también en un pequeño biólogo y entomólogo. 

Si te interesan los insectos debes saber que en las horas centrales del día estarán más activos, mientras que si pones el despertador temprano los encontrarás reactivos como yo justo después de levantarme y antes de tomar mi primer café del día, por lo que será más fácil fotografiarlos sin que huyan, ya que el sol aún no los ha calentado lo suficiente como para que estén activos. 

También se beneficiará del viento, que es más suave por la mañana y por la tarde, y de la luz, que es más suave, realza los tonos pastel y está mejor difuminada.

Por otro lado, las plantas hacen florecer sus flores para ser polinizadas por los insectos, por lo que suelen ser más notorias, abiertas y coloridas durante las horas centrales del día, cuando los polinizadores ya han tomado su segundo café y son bastante productivos.

Una época del año ciertamente impresionante es el otoño y el invierno, cuando la escarcha, los cristales de hielo y la condensación enriquecen los temas menos interesantes.

¿Por dónde empiezo?

No te desanimes si los primeros resultados que obtienes en macrofotografía son a veces un poco decepcionantes, para destacar en una técnica y tener un control absoluto sobre ella necesitarás mucha práctica, te dejo algunos consejos para empezar a acercarte a la macrofotografía.

Ármate de paciencia. Hay que esperar el momento adecuado, con la pose adecuada, la luz adecuada y el sujeto adecuado, sin distraerse ni desanimarse.
Evita los temas difíciles, como los insectos vivos. Se mueven, se escapan y tendrás muy poco tiempo, con el riesgo de trabajar con la ansiedad de hacerlo rápido y, como dicen las abuelas, más pronto que tarde, sobre todo al principio. 

También hay que evitar los objetos muy brillantes, como el cristal o las piedras preciosas, ya que generan luz y reflejos difíciles de gestionar.
No dispares a pleno sol, así no tendrás que lidiar con difusores y paneles reflectantes, lo que te permitirá concentrarte sólo en la técnica.

Elige flores, hojas, pequeños objetos que tengas en casa, preferiblemente en el interior, en una situación sin corrientes de aire y donde puedas manejar mejor y con calma la luminosidad.
Recuerda siempre que en fotografía, y más aún en macrofotografía, menos es más: aísla bien el sujeto del fondo y elimina los elementos molestos del encuadre.

Eligiendo objetos cotidianos puedes revelar aspectos nuevos y menos conocidos de las cosas que utilizas a diario, incitando al espectador a reflexionar detenidamente.

Juega con la perspectiva, la luz y la profundidad de campo, y encontrarás tu propio estilo.
Una ligera sobreexposición tenderá a hacer que tus imágenes sean más memorables.
Esfuérzate por mirar el mundo que te rodea con nuevos ojos. Así encontrarás nuevos temas para tu macrofotografía.

Macrofotografía: postproducción

A menudo infravalorada, la posproducción es un componente esencial de nuestra fotografía. No debe tapar los errores cometidos durante la toma, cambiar los fondos y añadir filtros atroces o globos aerostáticos en el cielo (por favor, no!!!!), sólo debe realzar una fotografía bien tomada, como un cuadro que se realza adecuadamente con su marco, su posición en la casa o galería y la iluminación correcta.

La macrofotografía se caracteriza por la nitidez y el desenfoque del fondo, por lo que puedes corregir estos elementos con un software de postproducción. Ajusta también la exposición y la saturación del color para sacar lo mejor de tu sujeto.

A menudo en la fotografía macro hay pequeños detalles desagradables, como la presencia de algunos granos de polvo o filamentos, la eliminación de estas mínimas imperfecciones hará que su composición sea más agradable y menos dispersa.

En definitiva, diviértete, pero recuerda que la postproducción es la elevación de una fotografía correctamente ejecutada y no la distorsión de una toma mediocre, en este caso sería mejor repetir la adquisición para aprender y perder menos tiempo las siguientes veces.

Conclusión

 La macrofotografía es un género fotográfico para gente zen, extremadamente técnico y de inmensa precisión, que requiere una atención maníaca al detalle y una paciencia infinita. Mostrar el lado más singular de la vida cotidiana y sorprender a tus amigos con detalles de objetos que siempre están delante de sus narices requiere tranquilidad, atención y voluntad.

Si estás dispuesto a sumergirte en este mundo desconocido, podrás sacar a la luz los maravillosos detalles de la creación, maravillándote al darte cuenta de que estás mirando el mundo con ojos nuevos y extremadamente poéticos. 

Y por qué no, tal vez este ejercicio de paciencia también podría cambiar tu carácter, haciéndote menos impetuoso y más reflexivo, ¿por qué no lo pruebas? 
También podría ser un argumento a favor a la hora de pedir a familiares y amigos un equipo de macrofotografía.



No hay comentarios

Publicar un comentario

Los datos de tus comentarios están seguros
Responsable: Dania Beatriz Fotografías
Finalidad: Moderar comentarios
Legitimación: Das tu consentimiento
Destinatario: Plataforma de blogger.
Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos.