La Distancia Hiperfocal en Fotografía (CURSO GRATUITO)

hiperfocal-fotografia

Qué es la distancia hiperfocal y cómo se usa en la fotografía 

La distancia hiperfocal es un principio utilizado en fotografía para optimizar la profundidad de campo y garantizar que todos los elementos encuadrados aparezcan perfectamente enfocados.

En este artículo te explico qué es la distancia hiperfocal, cuándo utilizarla, cómo se aplica y qué factores la determinan. También te mostrare tablas hiperfocales para que las utilices como referencia para tus fotografías.

La distancia hiperfocal en la fotografía

 Para empezar, aclaremos qué es la distancia hiperfocal dando su definición precisa:

La hiperfocal es la distancia de enfoque tal que, para una apertura y una distancia focal determinadas, se obtiene la máxima profundidad de campo posible.

Al utilizar una pareja específica de distancia focal + diafragma, la extensión de la profundidad de campo dependerá únicamente de la distancia de enfoque elegida. La hiperfocal es simplemente la distancia específica que da lugar a la mayor anchura.

Este diagrama muestra, por ejemplo, la ampliación de la profundidad de campo utilizando un 18mm a f/8 en APS-C.
hiperfocal-curso-de-fotografia


Como puedes ver, si ajustas la distancia de enfoque a 1m, la profundidad de campo será de sólo 90cm. Si, en cambio, lo ajustamos a 10 m, la zona nítida cubriría todos los sujetos a partir de 2,1 m (infinito).

Al enfocar en la hiperfocal, en este caso 2,7 m, desplazamos el límite inferior de la profundidad de campo a sólo 1,3; todos los elementos a partir de esta distancia aparecen nítidos.

He tomado como ejemplo la distancia focal de 18 mm porque es el punto de partida del clásico objetivo de kit que se suele vender con las réflex para aficionados, el 18-55 mm.

Por supuesto, cada par distancia focal/diafragma tiene su propia distancia hiperfocal precisa. Más adelante en el artículo, encontrará tablas resumen con los parámetros más utilizados.

Por ahora, veamos la segunda característica muy importante de la hiperfocal, que debe tenerse siempre presente:

Al enfocar en la distancia hiperfocal, la profundidad de campo cubrirá todos los elementos desde la mitad de la distancia hasta el infinito.

Si la combinación de distancia focal/diafragma elegida da como resultado una hiperfocal de 6 metros, el enfoque a esta distancia significa que todos los elementos a partir de 3 metros (hasta el infinito) aparecerán nítidos.


Pongamos un ejemplo práctico para que quede más claro. Esta foto fue tomada a bordo de una de las pequeñas embarcaciones que se alquilan en el lago Braies, en el Tirol del Sur.

El fotógrafo quería asegurarse de que tanto la proa del barco, en primer plano, como las montañas del fondo (digamos el infinito) estuvieran incluidas en el encuadre.

Si enfocamos automáticamente el primer plano, podemos estar seguros de que las montañas de la distancia aparecerán desenfocadas. Si, por el contrario, ajustamos el enfoque en el fondo, probablemente acabaremos con el barco desenfocado.

En casos como éste, como habrás adivinado, la técnica de la distancia hiperfocal puede resultar muy útil.

Los factores que debemos tener en cuenta son simplemente la distancia focal (10mm en APS-C) y la distancia al elemento más cercano que queremos que esté enfocado (supongamos 70cm).

Consultando las tablas hiperfocales (que te mostrare en un momento), podemos saber que cerrando el diafragma a f/5,6 la distancia hiperfocal será de 1,19 metros.

Ajustando el enfoque en ella, todos los elementos estarán enfocados a partir de unos 60 cm (la mitad de esta distancia): una extensión suficiente para nuestra foto.

Cómo calcular la distancia hiperfocal- tabla

A continuación se muestran las tablas con las distancias hiperfocales para los diafragmas y las distancias focales más utilizadas. 

tabla-hiperfocal-canon


La primera tabla es la que debes consultar si tienes una cámara con sensor APS-C, mientras que la segunda es válida para las cámaras full frame. Más te explicare por qué la distancia hiperfocal varía en función del sensor utilizado.

Si estás interesado en conocer la distancia hiperfocal para otros pares de distancia focal/diafragma u otros sensores, puedes utilizar la herramienta de esta web, que nosotros mismos utilizamos para elaborar las tablas.

Como alternativa, instala una aplicación de distancia hiperfocal en tu smartphone: puedes probar esta app para Android y esta otra para iOS.

Cuando usar esta herramienta

El principio de la distancia hiperfocal se asocia con la fotografía gran angular (o al menos con distancias focales no demasiado largas) y con la necesidad de una profundidad de campo lo más amplia posible.

Por lo tanto, quedan excluidas a priori todas las situaciones en las que queramos enfocar selectivamente el sujeto dejando otras partes de la imagen más o menos desenfocadas.

Del mismo modo, la hiperfocal no será útil si todos los puntos del sujeto caen en el mismo plano aparente (por ejemplo, en el fondo). Para estas situaciones, obviamente no es necesaria una gran profundidad de campo.

Además, es bastante raro utilizar la hiperfocal (al menos conscientemente) en tomas razonadas, por así decirlo, realizadas en condiciones controladas. En estos casos tenemos mucho tiempo para estudiar la composición y comprobar la nitidez real de todos los elementos encuadrados, quizás con la ayuda del live view al máximo aumento.

Si, por ejemplo, estamos fotografiando un paisaje con la cámara sobre un trípode, podemos cerrar fácilmente el diafragma al límite (dentro de los límites de la difracción) y estar seguros de un enfoque perfecto incluso sin tomar precauciones especiales.

La distancia hiperfocal resulta más bien útil en relación con las tomas improvisadas, en las que es esencial que todos los elementos aparezcan perfectamente nítidos, pero no se tiene el tiempo ni la forma de estudiar el encuadre con detenimiento, ni de aplicar las técnicas de disparo más adecuadas.

Volviendo a los paisajes, puede ocurrir que nos encontremos fotografiando sin trípode. En este caso, no podríamos cerrar el diafragma con la misma libertad: esto supondría alargar la velocidad de obturación o aumentar el ISO.

En otras palabras, cerrar la apertura innecesariamente haría más probable el desenfoque o, alternativamente, introduciría el molesto ruido digital.

De ahí la necesidad de optimizar la profundidad de campo para un determinado diafragma y, en consecuencia, la utilidad de la hiperfocal.

Sin embargo, más que en los paisajes, estas situaciones se dan con frecuencia en otros géneros fotográficos, empezando por el reportaje y la fotografía de calle.

En estas zonas, las oportunidades fotográficas son, por definición, extremadamente fugaces y el fotógrafo debe ser capaz de aprovechar el momento adecuado. Incluso si tienes una idea clara de cómo manejar la profundidad de campo, puede que no tengas el tiempo material para enfocar.

Por lo tanto, poder configurar la cámara de antemano y estar listo para disparar, con la certeza de una nitidez suficiente, es una ventaja considerable.

Además, las distancias focales más utilizadas para estos géneros son las que facilitan (y hacen más sensata) la adopción de la hiperfocal.

Cómo usar la Hiperfocal 

Ahora que hemos visto qué es la hiperfocal y dónde puede ser útil, pasemos a la parte práctica y veamos cómo aplicarla a nuestras tomas.

A continuación, enumeraremos paso a paso las operaciones a realizar, tras lo cual haremos algunas aclaraciones y analizaremos algunos ejemplos prácticos.

Consultar la tabla hiperfocal

Lo primero que hay que hacer es consultar la carta hiperfocal (o utilizar aplicaciones y herramientas similares) para determinar qué parámetros hay que ajustar para la distancia de enfoque y la apertura

Ajustar la distancia focal

Si utilizas un objetivo con zoom, tendrás que ajustar también la distancia focal.

Ajustar la apertura

Para hacer coincidir la apertura con el valor de la carta hiperfocal, utiliza el modo de disparo de prioridad de apertura "A" (o "Av" en Canon).

Ajuste de la distancia de enfoque

Por último, sólo queda ajustar la distancia de enfoque al valor hiperfocal. A continuación, activa el enfoque manual y utiliza la escala de distancias del objetivo como referencia para realizar un ajuste lo más preciso posible.

Aunque el principio de la hiperfocal sigue siendo válido independientemente del instrumento utilizado, es casi imprescindible poseer una cámara réflex o sin espejo para practicar esta técnica.

Como hemos visto, es necesario enfocar manualmente, una posibilidad que ofrecen casi exclusivamente las cámaras de objetivos intercambiables.

Además, el objetivo utilizado debe tener una escala de distancia como referencia para el enfoque manual.

Si el objetivo no tiene una escala de distancia o si, por cualquier motivo, no puedes enfocar manualmente, tendrás que conformarte. Puedes intentar encontrar, a ojo, un punto aproximadamente en la hiperfocal y enfocar en él.

Ya que hasta ahora hemos hablado de las distancias focales y las aperturas en abstracto, vamos a ver algunos casos concretos, analizando algunos objetivos que pueden utilizarse fácilmente en hiperfocal.

Ejemplo práctico: Regular la distancia hiperfocal en un lente Samyang 14mm

Podemos hablar, por ejemplo, del Samyang 14mm f/2.8, un objetivo disponible por poco para cualquier cámara y muy popular entre los fotógrafos de paisajes, especialmente los que utilizan el sistema full frame.

Una particularidad de este objetivo es que es completamente manual: no tiene autofoco y el diafragma debe cambiarse mediante un dial físico.

Consultando la tabla, podemos saber que el Samyang 14mm a plena apertura (f/2,8) tiene una hiperfocal de 2,68 metros.

A continuación, podemos ajustar el enfoque situando la muesca de la escala de distancias entre "2" y "3" y girar el anillo de apertura hasta f/2,8. Puede estar seguro de que cualquier objeto a partir de 1,3 metros aparecerá nítido.

Si esta distancia no es suficiente, podemos cerrar el diafragma un par de pasos. Volviendo a las tablas, encontramos que la distancia hiperfocal del Samyang 14mm a f/5,6 es de sólo 1,35 metros. Con estos ajustes, el límite inferior de la profundidad de campo comenzaría, por tanto, a menos de 70 centímetros de la cámara.

Incluso si utilizamos un objetivo zoom, como el 24-105, podemos aplicar la hiperfocal. En este caso, los valores deben tener en cuenta la distancia focal a la que se está utilizando el objetivo y el ajuste de la apertura debe hacerse a través de los controles de la cámara (el modo de prioridad de apertura, como dijimos).

Hiperfocal, tiempo de exposición e ISO

Si configuras la cámara y el objetivo para trabajar en hiperfocal y utilizas el modo de disparo con prioridad a la apertura, sigue existiendo el problema de la velocidad de obturación, que en condiciones de poca luz puede ser demasiado lenta para garantizar tomas nítidas.

En estas situaciones puede ser útil el ajuste ISO Auto, del que hemos hablado aquí.

Muchas cámaras avanzadas permiten asegurarse de que la velocidad de obturación nunca caiga por debajo de un determinado umbral de seguridad, incluso cuando se utiliza en prioridad de apertura. Mientras se mantiene el valor de apertura constante, cualquier deficiencia en la exposición se compensará aumentando el valor ISO en lugar de la velocidad de obturación.

Algunos consejos prácticos

 El primer consejo que me gustaría darte sobre el uso de la hiperfocal es que no te obsesiones demasiado con la precisión.

Si al consultar las tablas hiperfocales encuentras una distancia óptima de 2,28 metros, intenta entenderlo como "algo más de dos metros". Por otro lado, la escala de distancias del objetivo nunca puede ser tan precisa, como hemos visto antes con el Samyang 14mm.

Otro error que no hay que cometer es -de nuevo, basándose en las tablas hiperfocales- cerrar demasiado el diafragma para conseguir un límite inferior de profundidad de campo extremadamente cercano.

Aunque las tablas (incluidas las que proporcionamos nosotros) llegan hasta f/32, hay que tener en cuenta el problema de la difracción. Este fenómeno, al que ya nos hemos referido, provoca un evidente deterioro de la imagen cuando se cierra demasiado el diafragma.

En la práctica, nunca deben utilizarse aperturas como f/22 o f/32, y la calidad de la imagen a f/16 también puede verse afectada por este fenómeno.

Haz una prueba en un entorno controlado para ver cuál es la apertura límite que puede utilizar con su objetivo asociado a tu cámara.

Como regla general, recuerda que los objetivos suelen ofrecer la mejor nitidez en aperturas intermedias, por lo que deben evitarse las aperturas extremas (si no son imprescindibles).

Hiperfocal y "Distancia de visión normal".

Cuando decimos que al aplicar la hiperfocal todos los elementos estarán enfocados a partir de un determinado punto, nos referimos a la foto observada a una distancia de visión normal.

Esta distancia equivale aproximadamente a la diagonal de la foto impresa o mostrada en la pantalla.

Para una impresión de 30x45 cm, por ejemplo, la distancia de visualización normal sería de algo más de 50 cm. Si hemos tomado la foto con la técnica hiperfocal, el espectador no percibirá el desenfoque mientras se mantenga a esa distancia.

Sin embargo, en cuanto se acerque a la impresión, el desenfoque será más evidente y los elementos más alejados del punto de enfoque pueden tener una definición insuficiente.

No es necesario imprimir las fotos en formato póster para encontrar esta limitación. Lo mismo ocurre cuando se ve la foto en un PC con la máxima ampliación.

La razón es que, como se explica en el artículo correspondiente, la profundidad de campo es un concepto muy aproximado. Desde un punto de vista técnico, los únicos elementos que están realmente enfocados son los que coinciden con el plano de enfoque.

Todos los demás elementos tienen un cierto grado de desenfoque que, a medida que se amplía la imagen, se hace más evidente.

En resumen, los valores que suelen figurar en las tablas de hiperfocalización están calibrados para garantizar que el desenfoque no sea evidente a una distancia de visión normal.

La hiperfocal proporciona la mínima nitidez aceptable para un área lo más amplia posible; no una definición perfecta para todos los elementos enfocados.

Creemos que es importante destacar este aspecto, ya que en el mundo de la fotografía digital, es raro estar satisfecho con una nitidez simplemente "aceptable", como la que ofrece la hiperfocal.

Estamos acostumbrados a visualizar (morbosamente) nuestras imágenes en la pantalla con el máximo aumento, deleitándonos con el asombroso nivel de detalle alcanzado y, en el caso de la impresión, eligiendo formatos enormes.

Si no fuera así, probablemente nos conformaríamos con sensores de 5 megapíxeles y objetivos de 100 euros. Desde este punto de vista, es evidente que la distancia hiperfocal y todos los conceptos que la rodean deben tomarse con pinzas.

Lo que hay que recordar, en pocas palabras, es que se puede obtener una nitidez superior manteniendo un cierto margen en la apertura en comparación con los valores sugeridos en las tablas hiperfocales.

Si quieres que todo esté enfocado y no estás en condiciones de iluminación "desesperadas", no tengas miedo de cerrar el diafragma unos cuantos pasos.

La formula para calcular la Hiperfocal 

Queriendo profundizar en la cuestión, debemos señalar que la falta de fiabilidad de las tablas, cuando se aplican a aumentos superiores, no depende tanto de la hiperfocal per se, sino del círculo de confusión utilizado para su cálculo.

El círculo de confusión es el parámetro que indica el umbral a partir del cual el desenfoque de una foto (que como hemos explicado siempre está presente en cierta medida) se hará perceptible a nuestros ojos.

Al elaborar las tablas hiperfocales, normalmente se utiliza un círculo de confusión adecuado para ver una impresión a una distancia de visión normal que, como hemos visto, equivale a la diagonal del formato.

En nuestras tablas, hemos utilizado, por ejemplo, el valor de 0,026 para el sensor Full Frame y 0,015 para el sensor APS-C. En otras fuentes se pueden encontrar valores ligeramente diferentes, ya que existen distintos estándares para determinar el círculo de confusión.

A partir de estos valores se puede calcular la hiperfocal mediante la siguiente fórmula:


H significa hiperfocal
f significa distancia focal
N es la apertura
c es el círculo de la confusión

La fórmula también permite calcular una hiperfocal alternativa a la indicada en las tablas y, utilizando un círculo de confusión más restrictivo, optimizar la profundidad de campo incluso para aumentos importantes visualizados desde distancias cortas.

No parece apropiado entrar en más detalles aquí sobre este tema específico. Sin embargo, lo hemos hecho en la última parte del artículo dedicado al círculo de confusión, que contiene un ejemplo de hiperfocal calculada para una impresión de gran formato.

A continuación, quiero señalar por qué el círculo de confusión, y en consecuencia la hiperfocal, cambia en función del sensor utilizado.

Esta circunstancia puede dejarte un poco perplejo al principio: después de todo, siempre hemos dicho que la profundidad de campo no está influenciada por el sensor, sino sólo por el diafragma, la distancia focal y la distancia de enfoque.

Desde el punto de vista técnico, ni la profundidad de campo ni la hiperfocal cambian en función del sensor.

Si, manteniendo la misma distancia focal, hiciéramos una foto primero con una cámara de fotograma completo, luego con una cámara APS-C y finalmente con una cámara de cuatro tercios, la zona en común entre las tres imágenes sería idéntica.

Lo que cambiaría sería el ángulo de visión, que sería más estrecho cuanto menor fuera el tamaño del sensor. Esto se debe a que los sensores más pequeños sólo utilizan la parte central de la imagen. 

En el caso mencionado anteriormente, las fotos tomadas con el sensor 4/3 y APS-C representarían la parte central de las fotos tomadas con el formato completo.



Sin embargo, cuando miramos estas imágenes y las comparamos, las llevamos todas al mismo tamaño, es decir, las miramos en el mismo monitor o las imprimimos en el mismo formato. ¡Así que todo lo que estamos haciendo es ampliar las fotos tomadas con los sensores más pequeños!

Ni que decir tiene que, debido a los principios explicados anteriormente, al ampliar las imágenes, el desenfoque de los elementos que no entran en el plano de enfoque será más fácilmente perceptible para nuestros ojos.

De ahí la necesidad de utilizar diferentes referencias según el tipo de sensor, y por eso cuando se habla de hiperfocal se proponen diferentes distancias para cámaras full frame, APS-C y Cuatro Tercios.



No hay comentarios

Publicar un comentario

Los datos de tus comentarios están seguros
Responsable: Dania Beatriz Fotografías
Finalidad: Moderar comentarios
Legitimación: Das tu consentimiento
Destinatario: Plataforma de blogger.
Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos.