Consejos para ser más creativos cada día

¿Cómo-ser-más-creativo?

Qué hacer para ser màs creativos cada día ?

Desde el 2014 me dedico a la fotografía, pero prácticamente desde que tengo uso de razón me llama la intención todo lo relacionado con las artes visuales. 

Como persona visual, me emociono cuando veo una luz hermosa y me encanta explorar el mundo con mi cámara y crear imágenes interesantes de este vasto y magnífico mundo. Sospecho que a ti te pasa lo mismo. 

Hay algo en hacer fotos que enriquece nuestras vidas. Conectándonos más estrechamente con nuestro entorno, mostrándonos cómo observar el mundo de una manera profunda y significativa. 

Sin embargo, es tan fácil dejarse arrastrar por las cosas que nos gustan y que probablemente están catalogadas en nuestra mente como "no esenciales".

Las exploraciones con nuestras cámaras no son un trabajo, como tampoco lo es cuidar de nuestros hijos o limpiar nuestra casa. 

Siendo madre de dos niños y llevando otros proyectos a parte de la fotografía más que a tiempo completo, puede parecer casi imposible pasar una tarde a solas paseando, explorando y haciendo fotos. Después de todo, siempre hay cosas más importantes que hacer, ¿no?

Pero reitero que, en realidad, hacer fotos es esencial para nuestras vidas. Es lo que estamos llamados a hacer. Hacer algo, lo que sea que te apasione, es para lo que estamos vivos, seguramente. Así que, con nuestra ajetreada vida...

¿Cómo es que podemos ser más creativos?

hábitos-para-ser-más-creativo

Algunos tips para ser màs creativos

Agudiza tus capacidades para aprender a ver el mundo que te rodea 

Hacer fotos no es sólo hacer fotos, sino tomar todas las experiencias que tenemos cada día y convertirlas en una expresión de cómo pensamos y sentimos el mundo.

Como fotógrafos, queremos observar el mundo a través de los momentos de la vida. Aunque sólo sea por ese momento. Al fin y al cabo, si no vemos los momentos de nuestra vida, podría decirse que no vemos nuestra vida en absoluto.

Cuando nos despertamos temprano por la mañana y vemos que la luz entra ansiosamente en nuestra habitación, entre todos los pequeños huecos entre las cortinas y la pared, nos detenemos a mirar. Prestamos atención, porque no siempre huimos.

Y cuando llegamos a casa tarde  después de una entera jornada de trabajo. La noche es tan oscura, tan envolvente, mientras deambulamos por la ciudad, con ráfagas de luz y actividad de vez en cuando, alrededor de los semáforos, o de las hileras de tiendas o restaurantes al aire libre.

tips-para-fomentar-la-creatividad


Más allá de eso, es sólo oscuridad meditativa, con pequeños destellos de luz suave en el camino. La oscuridad nos encierra en el coche.

No permitimos que nuestra mente corra hacia los pensamientos del día. Presta atención, mira la oscuridad, siéntela y nótala. 

Todas estas son sensaciones de nuestra vida cotidiana a las que podemos prestar atención. Todo esto ayuda al arte de ver, o como también podría llamarse, al arte de prestar atención a nuestro entorno.


Suena muy extraño decirlo, pero a menos que cultives conscientemente el estado de estar presente -o seas bueno por naturaleza en ello-, es probable que pases la mayor parte del día completamente perdido en busca de la creatividad.

No hay nada malo en ello. Sin embargo, para crear algo hay que dedicarle tiempo y espacio.

No esperes a tener tiempo. Porque, o bien no llegará -siempre hay más cosas que hacer-, o bien, cuando tengas tiempo, la presión para crear al instante será demasiado grande.

Dedica tiempo cada día a desarrollar la práctica de estar presente, de mirar a tu alrededor, de ver lo que realmente hay. Entonces, cuando realmente cojas la cámara, será más fácil cultivar en tu interior un estado de ánimo creativo, relajado y presente.

que-se-necesita-para-ser-creativo

No busques las perfecciones 

Uno de los mayores obstáculos para ser creativo es la emoción más insidiosa, dolorosa y estresante: el perfeccionismo.

Lo llamo emoción porque nos envuelve y nos paraliza cuando empezamos un proyecto. Es muy difícil levantarse, superar el perfeccionismo y salir por la puerta tranquilamente.

Para mí, el perfeccionismo puede adoptar muchas formas que parecen lógicas, hasta que conscientemente hago un agujero en el argumento inconsciente. Solía estar obsesionada con conseguir nuevos y mejores equipos. No podía empezar un proyecto hasta que tuviera una cámara, un objetivo o cualquier otro accesorio nuevo.

Entonces me di cuenta de que esto era el colmo de la procrastinación. O bien hacía el proyecto con el kit que tenía, o si no funcionaba, encontraba otro proyecto. 

No me importa comprar de vez en cuando un accesorio nuevo, de hecho me encanta. Sin embargo, nunca compro un equipo nuevo porque estoy siendo presa del perfeccionismo.

Ahora el perfeccionismo me llega a menudo en forma de: No tengo nada único que decir sobre este lugar que quiero fotografiar. Ha sido fotografiado muchas veces antes por mejores fotógrafos. 
¿Qué puedo decir y hacer que sea algo nuevo?

Cuando recibo correos electrónicos de mis lectores, suelen decir: ¡no sé lo suficiente sobre mi cámara, composición o técnica para hacer buenas fotos!

Incluso con aficionados muy experimentados, veo gente que no cree en sus habilidades y capacidades fotográficas. Sólo quieren un poco más de asesoramiento o retroalimentación. En realidad, sólo tienen que seguir haciendo fotos.

Como humanos, parece que tenemos una capacidad innata para no reconocer lo que hacemos bien y, en cambio, centrar la atención en los aspectos negativos de nuestras capacidades.

"Centrarse en los aspectos negativos no te llevará muy lejos". Como dice la escritora Anne Lamott en la cita anterior, te mantendrá abatido de por vida.


¿Qué-se-necesita-para-ser-una-persona-creativa?



Es hora de desprenderse de los grilletes de todo lo que no eres y tratar de vivir con las ideas de la imperfección.

Si no intentamos ser perfectos, podemos empezar y no preocuparnos por ser increíbles.

Podemos salir y divertirnos con nuestra fotografía. No nos preocuparemos por si nuestros disparos son excelentes: practicaremos, dispararemos y nos divertiremos.

El nuevo mantra aquí es aceptar la imperfección. Celebra eso. Todos estamos en un viaje, nos estamos desarrollando y nunca llegaremos a la perfección total. No existe tal cosa.

Así que despréndete de la idea de la perfección y haz lo que dicen todos los grandes artistas, empresarios y cualquiera que cree algo para ganarse la vida: ve a crear.

Reduce tus expectativas

Piensa en nutrir tu fotografía, porque necesita ser nutrida. Piensa en tu creatividad como un viaje, un viaje en el que seguirás perseverando, tejiéndolo en tu vida mientras estés involucrado.

Y si eres como yo, probablemente sea toda tu vida.

Hacemos tantas fotos ahora con la revolución digital, que creo que nuestras expectativas sobre el número de buenas fotos que deberíamos obtener son mucho más altas que las que podríamos haber obtenido con la fotografía analógica.

Cuando Ansel Adams dijo: "Doce fotografías significativas en un año es una buena cosecha", obviamente hablaba en la época de la película, cuando éramos mucho más cuidadosos con nuestras tomas. Asegurándonos de no desperdiciarlas innecesariamente.

La idea de esperar un pequeño número de disparos excelentes es realista y liberadora.

Paso mucho tiempo editando cientos,  de fotos después de una sesión. Para asegurarme de que consigo las pocas que son mis mejores fotos.

Cuando reduces tus expectativas sobre el número de disparos que deberías conseguir, significa que puedes experimentar y hacer cosas que normalmente no serías capaz de hacer porque el resultado final es desconocido.

Puedes perseguir esa luz extraña y ver lo que tu cámara hace con ella. Puedes probar muchos temas diferentes y fotografiar a las personas, las cosas y los lugares que te fascinan totalmente, sin pensar sólo en los resultados.

Esto significa que puedes practicar para perfeccionar tu técnica. Recuerda que, cuando mejoras tu técnica -empieza a disparar en manual, por ejemplo-, es vital que practiques constantemente.

La práctica requiere tiempo. La práctica consiste en cometer errores y fallar disparos. Pero cuanto más lo hagas, mejor será tu comprensión de la cámara. 


Aplica el poder del silencio 

Todos conocemos la cantaleta  de que la tecnología nos está arruinando la vida, ¿verdad? Bueno, no estoy del todo de acuerdo. La tecnología ha traído cosas increíbles a mi vida. Y presumo que a la tuya también. 

Me ha permitido convertirme en una nómada digital. Ha hecho que la fotografía sea realmente accesible: ya no hace falta una cámara de 3000 euros para empezar a tomar buenas fotos.

Como todo lo demás, es divertido y atractivo. Sin embargo, la clave es la moderación. Cuando revisamos nuestras redes sociales 134 veces al día (una estadística que leí hace poco) en lugar de disfrutar de un hermoso amanecer, un gran concierto o un momento agradable con nuestro hijo, nos apresuramos a capturarlo en lugar de estar presentes en el momento. En este caso, la tecnología se nos ha ido de las manos.

El inconveniente de tanta actividad tecnológica es que uno empieza a perderse en la constante estimulación del mundo. Estás tan ocupado pensando y respondiendo a ese mundo que no dejas espacio a tu cerebro para... crear algo nuevo.

Seguirás con los mismos hábitos, pensamientos y rutinas a menos que crees conscientemente un espacio en tu vida.

Centrarte en traer más silencio a tu vida es una gran manera de traer nuevas ideas. También ayuda a "despejar el desorden" de los pensamientos excesivos en la mente. Limpia un poco tu pensamiento, para que puedas desviar tu atención del hacer al crear.

Lo que a veces me gusta preguntar a mis lectores es cuándo fue la última vez que escucharon y se quedaron totalmente absortos en el silencio.

Y cuando digo absorto, quiero decir totalmente consciente y presente para el silencio. No pensaban en lo que iban a preparar para la cena, ni en su molesto compañero de trabajo, ni en el dinero que habían gastado anoche.

Así que no se trata sólo de estar rodeado de silencio, sino de estar activamente absorbido por él. Escúchalo y siente cómo la ausencia de ruido afecta a tu cuerpo.

Para mí, fotografiar es una experiencia sensorial total. No se trata sólo de lo que veo, porque todos mis sentidos se agudizan. Entrar en el silencio es una forma de conectar más con mis sentidos.

Es sentir la forma diferente en que el silencio estimula los sentidos, como la sensación de melancolía en una calle principal vacía en un día gris de invierno. O la reconfortante nostalgia de una clara y fría tarde de otoño, con el olor a humo de leña flotando en el aire.

O la belleza embriagadora de una mañana de primavera llena del opulento aroma de las flores y la sensación de un sol abrasador y rico en la piel.

Sé que es difícil dejar de pensar y hacer. Comprendo que ser humano también  significa que nuestros  pensamientos aparecen sin cesar en nuestra mente, acaparando nuestra atención y energía.

Cuando esto sucede y te das cuenta de lo que está pasando, vuelves suavemente al momento. Lucha contra los pensamientos controladores y devuelve tu mente a lo que tienes delante. Me gusta decirme a mí misma: ya pensaré en esto más tarde.

De este modo, podrás apreciar realmente la vida que tienes en el momento, y desarrollarás la visión y la conciencia en tu fotografía sin importar dónde estés. Ya sea de camino al trabajo, al parque con los niños o incluso de compras.

Esta toma de conciencia es un poderoso catalizador de tu creatividad y te hará coger la cámara una y otra vez porque has aprendido a escuchar el silencio y a conectar con el mundo que te rodea.

como-desarrollar-la-creatividad

El miedo

El miedo está ciertamente en la categoría de cosas que inhiben la creatividad en nuestras vidas. Pero si aprendes a trabajar con el miedo, automáticamente te sientes más inspirado y confiado a la hora de crear y hacer fotos.

Hay dos grandes miedos que veo en los fotógrafos principiantes.

En primer lugar, el miedo a fotografiar a tu sujeto. Esto es muy cierto en la fotografía de calle. Tienes muchas ganas de fotografiar a ese desconocido de aspecto magnético, o ese extraño acontecimiento que se desarrolla ante tus ojos, pero te lo impide el miedo.

Sabes que quieres llevar tu cámara a lo alto, quieres acercarte a tu sujeto pero algo te lo impide. Acabas marchándote sin la toma y sintiéndote molesto contigo mismo.

El segundo tipo de respuesta de miedo que veo es una profunda auto-conciencia de disparar demasiado tiempo delante de extraños.

Piensa en este escenario. Vas caminando por una calle muy transitada de la ciudad en un día lluvioso, cuando de repente un rayo de sol dorado irrumpe entre las nubes grises, creando reflejos y patrones impresionantes a tu alrededor.

¡Es hipnotizante! Quieres fotografiar todo lo que esta hermosa luz está reflejando. Empiezas a disparar, pero al cabo de unos minutos te golpea una ola de timidez. 

Hay gente por todas partes. Gente comprando, volviendo a casa del trabajo, turistas charlando, niños corriendo. ¡Y aquí estás en cuclillas en el suelo haciendo fotos de charcos!

Me he dado cuenta de que cuando esta ola de auto-conciencia golpea, la mayoría de la gente deja de disparar y sigue adelante porque se siente raro estar haciendo algo que nadie más hace.

Ahora el miedo es normal en estas situaciones. Creo que la mayoría de los fotógrafos sienten miedo en ciertas situaciones. Sabemos que nuestro cuerpo produce una respuesta química ante situaciones nuevas, que puede hacer que queramos huir.

En cambio, debemos examinar cómo afrontar esta situación para que el miedo no nos abrume. Entonces, ¿cómo puedo disipar mi miedo y conseguir esas grandes imágenes ?

En primer lugar, acepta que, como las nubes, el miedo va y viene. Nunca vivirás una vida en la que el miedo desaparezca. Si no, no serías humano.

Aunque seas un fotógrafo superdotado, siempre habrá momentos en los que te persiga el miedo.

En segundo lugar, ¡permítanse! Esto puede parecer contrario a la intuición, pero he descubierto que si intento huir del miedo, o suprimirlo, o ignorarlo, empieza a hacerse más y más grande hasta que estoy casi paralizada por el terror.

Así que permito el miedo. Sólo digo: "Bien, aquí hay algo de miedo". Bienvenido. De acuerdo, no digo que sea bienvenido. No soy tan zen. ¿Pero sabes lo que quiero decir? No lucho contra ello.

Sigue haciendo la foto - y deja que el miedo esté ahí. Al final, como una nube en el cielo, desaparecerá. El miedo siempre desaparece. Tal vez le lleve unos segundos o unos minutos. Tal vez incluso más tiempo. Sin embargo, cuanto más dejas que el miedo esté ahí, más rápido parece evaporarse.

Lo bueno es que cuanto más practiques estar en situaciones como la de los fotógrafos, más te acostumbrarás a estas respuestas de miedo. No te abruman y no te impiden disparar.

claves-para-fomentar-la-creatividad

Actúa y deja de procrastinar

 No sé por qué, pero un día dedicado a crear es un día que me da mucha más satisfacción que un día dedicado a procrastinar.

Cuando pienso en la procrastinacion, no se trata sólo de perder el tiempo viendo ofertas en Amazon , sino del flujo interminable de las redes sociales, de revisar Facebook, Instagram, de las noticias 24/7 y de las interminables discusiones sobre la política del día.

Cuando sólo consumismos este tipo de cosas, definitivamente no estamos haciendo nada.

Dejar de procrastinar sin sentido ha sido una realización importante en mi vida. En su lugar, pienso: ¿qué puedo hacer hoy?

Empieza a crear 

Con algo tan divertido y satisfactorio como hacer fotos, ¡nunca deberías estar en un estado en el que debería estar haciendo fotografía por hacer!

No quieres crear una situación en la que la fotografía sea una de las muchas cosas que deberías hacer, como ir al gimnasio o comer menos dulces.

Sin embargo, a veces necesitamos un empujón hacia la puerta. Todos somos seres humanos responsables y estamos dando vueltas a opciones. Y así, perder el tiempo puede inducir a la culpa.

Pero piénsalo: cada día de nuestra vida es un día que no volveremos a vivir. Y en cada uno de los días de nuestra vida, tenemos la posibilidad de elegir cómo emplear nuestro tiempo. 

Hacemos las cosas que tenemos que hacer, pero luego nos damos tiempo para hacer las cosas que nos apasionan.

Si no lo hacemos ahora, ¿cuándo?

Dedicar tiempo a cultivar nuestra práctica fotográfica también da sus frutos en nuestra vida. Los grandes subproductos de una práctica fotográfica sólida son que estamos más presentes cuando estamos en otras esferas de nuestra vida, estamos más comprometidos y entusiasmados con la vida gracias a nuestras prácticas fotográficas inspiradoras.

Tengo que decir que soy una persona más interesante, inspirada y feliz de estar cerca cuando me he tomado el tiempo para hacer mi propia fotografía personal. ¡Y en eso se benefician todos en mi vida!

Si buscas una plataforma donde desarrollar tu creatividad te recomiendo los cursos de Domestika  un espacio donde encontraras una infinidad de cursos a un precio realmente accesible.  

Conclusión

 Espero que te hayan gustado estas ideas sobre cómo ser más creativo cada día. Son ideas que me apasionan y espero que tú también las disfrutes. Me encantaría saber si estas ideas te han ayudado, así que házmelo saber en el cuadro de comentarios de abajo.
 

No hay comentarios

Publicar un comentario

Los datos de tus comentarios están seguros
Responsable: Dania Beatriz Fotografías
Finalidad: Moderar comentarios
Legitimación: Das tu consentimiento
Destinatario: Plataforma de blogger.
Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos.