Cómo fotografiar Barcos

Cómo fotografiar los barcos - consejos para lograr buenas fotos.

Los Barcos: pueden ser bonitos, feos, de colores, grises. Pueden estar navegando, atracados o incluso varados: fotografiar barcos es uno de los temas más interesantes para un fotógrafo, ya que es posible obtener un gran número de imágenes extraordinarias de un simple barco. 

Cuando se decide fotografiar barcos, hay que enmarcar el contexto en el que se quiere integrar la embarcación: fotografiar barcos sin contextualizarlos es uno de los mayores errores que puede cometer un fotógrafo , ya que no puede añadir patetismo, dramatismo o grandeza a sus imágenes.  A continuación, precisamente para intentar sacar lo mejor de la fotografía de barcos, te voy a dar cinco sencillos consejos que pueden marcar la diferencia.

Fotografiar barcos: el equipo necesario

Es importante decidir, antes de salir para la sesión de fotos, qué equipo quieres utilizar. Si los barcos que te interesan están lejos (en mar abierto o en un muelle opuesto a donde te encuentras), busca un teleobjetivo decente que pueda alcanzar una distancia focal de 200-300 mm. 


Si, por el contrario, el barco está muy cerca, opta por un objetivo gran angular para captar la mayor parte posible del barco. 

Por último, si el barco está demasiado cerca (por ejemplo, si está atracado en el mismo muelle que tú), es más importante que la elección del objetivo para decidir qué fotografiar (de todos modos, nunca podrás captar el barco entero).

Fotografiando barcos: La escala

Los barcos modernos pueden ser enormes: recuerda siempre incluir en tu fotografía algo que le permita dimensionar correctamente, a los ojos del observador, el barco que está fotografiando. 

Si quieres fotografiar barcos en alta mar, una de las mejores opciones es asegurarte de que en la fotografía aparezca un segundo barco más pequeño, un pequeño islote o cualquier otra cosa que sea "perceptible" para el ojo humano (para definir una escala correcta).

Dónde hacer las fotos de barcos 

Tanto si el barco está en el mar como en el puerto, hay muchas posiciones que podemos utilizar para fotografiar barcos. 

Si tienes la suerte de estar a bordo, hay una amplia gama de localizaciones interesantes que pueden convenirte: puedes situarte en la popa o en la proa y fotografiar hacia abajo (utilizando un objetivo gran angular), puedes situarte en una cubierta alta y fotografiar toda la parte delantera del barco, quizás con los ordenanzas trabajando, etc.


Si, por el contrario, te encuentras fuera del barco, en el muelle por ejemplo, prueba a situarte cerca de una línea de amarre para que aparezca en el primer plano de la foto: su presencia aportará gran profundidad a la imagen, además de (debido a la distorsión por proximidad) un efecto muy interesante. 

Si, por el contrario, estás lejos del barco, opta por una distancia focal larga para comprimir la perspectiva: esto te permitirá dar una "sensación de escala" a la imagen final.

Cuida la luz y pon atención al clima

Como en todos los tipos de fotografía, el tiempo y la luz tienen una enorme importancia. En el mar o en la costa, intenta esperar el momento en que la luz sea más "dramática" (como el amanecer o el atardecer, o los rayos de luz que se filtran entre las nubes). 

En particular, cuando el tiempo no esté despejado, intenta aprovechar los destellos de luz para captar el reflejo del mar y las nubes en el cristal y el acero del propio barco: esto hará que tus fotografías sean mucho más interesantes.

Acuérdate de llevar al menos un filtro polarizador: la luz plena, sobre todo cuando se navega, puede causar muchos problemas, especialmente desde el punto de vista de los reflejos. 

Presta mucha atención a la exposición: cuando incluyes cielo y mar en una foto y con un sujeto probablemente luminoso (el barco), la exposición puede ser muy complicada, hasta el punto de obligarte a exponer manualmente.

Aprende a conocer el histograma para evitar zonas subexpuestas o sobreexpuestas. Ten cuidado si el mar está agitado o llueve: asegúrate de que tu cámara está a salvo y recuerda también que la salinidad para la cámara es como la kriptonita para superman.


Si no puedes hacer una fotografía completa de un barco, siempre puedes centrarte en los detalles. 
Un barco tiene muchos pequeños detalles, tanto por dentro como por fuera, que se prestan muy bien como temas para una foto: las líneas uniformes de la silueta, los colores contrastados de los contenedores en un carguero, los artísticos logotipos de algunos cruceros, las cúpulas de los radares y los satélites, las jarcias, los miembros de la tripulación trabajando, etc. Basta con observar detenidamente un barco para descubrir lo interesante que puede ser.

Fotografiar barcos es especialmente interesante porque cada barco es diferente, cada barco tiene su propia historia, su propia utilidad. 

Con su inmenso tonelaje y los miles de personas u objetos que transporta, un barco es capaz de proporcionar miles y miles de posibles elementos fotográficos. 

Lo único que hay que hacer es dedicar algo de tiempo a analizarlo, a observarlo, para entender qué y cómo ese barco puede ayudarte a conseguir un disparo ganador.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Los datos de tus comentarios están seguros
Responsable: Dania Beatriz Fotografías
Finalidad: Moderar comentarios
Legitimación: Das tu consentimiento
Destinatario: Plataforma de blogger.
Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos.