Fotografiar la comida cuando viajas - 10 consejos útiles

consejos-fotografia-culinaria-de-viaje

Cómo fotografiar la comida cuando viajas 

Fotografiar la comida, es una de las actividades preferidas de muchísimos fotógrafos. Gracias a la amplia difusión de los programas sobre cocina, la comida ha evolucionado, al punto que preparar algo de comer se ha convertido en una experiencia sensorial completa, donde la parte visual tiene el protagonismo.

La fotografía culinaria también ha sufrido grandes evoluciones, tratando de hacer ver apetecible aquello que luego se debe comer.

Te gustaría aprender los secretos de la fotografía culinaria y la fotografía de viajes? Mira estas sugerencias.

Fotografiar la comida en si no es particularmente complejo, pero la situación se complica cuando se unen la fotografía culinaria y los viajes.

Viajando no tendrás la tranquilidad, el tiempo y mucho menos un estudio donde alistar un verdadero set fotográfico, donde la comida sea la protagonista. Tendrás que improvisar y hacer tus fotos en muy poco tiempo. Veamos ahora unos:

10 consejos para hacer fotos de comida cuando viajas.

Realiza tus fotos lo más rápido posible 

Podrá parecer obvio, pero debes fotografiar el plato cuando todavía tiene un aspecto fresco y bien preparado, antes de iniciar a comerlo. Es también posible realizar algunas fotos mientras lo comes, pero un plato apenas preparado, tendrá un aspecto más apetitoso comparado con uno que ya se ha comenzado a comer. 

fotografia-culinaria-luz-natural
foto de Freddie-Marriage

Utiliza la luz natural

El error más grande que cometen los fotógrafos cuando se toman fotos de comida es usar el flash de la cámara fotográfica, disparando una luz dura directamente sobre el plato.

Cómo consecuencia tendrás colores planos y pocas texturas, además que arruinaras la atmósfera del restaurante, sobre todo en la fotografía culinaria contextualizada. 

Como siempre digo, el flash integrado no debe ser usado si no sabes hacerlo. Si te vez en la oblación de usarlo, trata de rebotar la luz.

La mejor luz es la natural, prueba sentándote junto a una ventana o si es posible fuera del restaurante. Evita que el sol ilumine directamente el plato, ya que la luz solar directa también es muy dura y crea sombras muy marcadas (en este caso podrías usar el flash integrado para rellenar las sombras.)

Lo que debes hacer es colocar el plato en sombras o debajo de una sombrilla. Mejor aun si el día esta nublado, esto te permitirá tener una luz difusa de forma uniforme.

Busca la simplicidad

El sujeto de la fotografía  debe ser el plato principal, por lo tanto trata de simplificar lo más posible la composición. Si incluyes otros elementos en la foto (como una bebida u otros platos), busca la manera que dichos elementos aparezcan como secundarios.

Juega con la apertura de diafragma para desenfocar los elementos de modo que no prevalezcan con respecto al plato principal. OJO con el fondo, una simple mesa de madera es mejor que una superficie de metal.

Formato vertical u horizontal

Si estas pensando en vender tus fotos, es necesario poner atención a la composición y a la orientación de la foto. Cuando se trata de fotografía culinaria, es preferible hacerlo en vertical. Pero es una buena idea hacer fotos en los dos formatos, ten presente que las fotos de comida pueden ser utilizadas, ya sea en pequeñas dimensiones como en grandes formatos. Por este motivo trata de hacer fotos capaces de cubrir diferentes escenarios.

fotografia-culinaria-de-viaje
foto de Mika

Cuidado con el enfoque y la exposición 

Uno de los desafíos más grandes en la fotografía culinaria cuando no estás en un estudio es lograr un enfoque y exposición correcta del sujeto. Ambas cosas como sabes, son una combinación de la velocidad de disparo, sin bajar de 1/60. Si te das cuenta que la luz no es suficiente, también puedes pensar en incrementar el ISO, teniendo en cuenta que a mayor sensibilidad ISO, más posibilidades tienes de tener ruido digital en las fotos.

También es fundamental considerar la profundidad de campo. Si se desea una imagen totalmente nítida, tendrás necesidad de usar un diafragma más cerrado. Para obtener un desenfoque usa un diafragma más abierto (numero f bajo).

Dispara en formato raw

Si estas fotografiando fuera de un estudio una de las cosas principales a las cuales debes poner atención es a las dominantes de color, debidas sustancialmente a las iluminación del restaurante, a la presencia de sombrillas y de otras estructuras que pueden filtrar la luz.

Todo esto con el fin de poder modificar en fase de edición los colores (y eliminar las posibles dominantes de color). Dispara en formato raw, pon atención porque este tipo de archivo es más grande del tradicional jpg, asegúrate de tener suficiente espacio en la tarjeta de memoria. 

Fotografía culinaria, busca distintos ángulos

Evita fotografiar siempre los platos directamente desde arriba. Esta posición puede hacer ver el plato plano y poco interesante, especialmente si no hay simetría en la preparación de los mismos.

Colócate a un lado o a la altura del plato con el fin de obtener imágenes diferentes, busca distintas propuestas.

fotografia-de-viaje-comida
Foto de Vitchakorn Koonyosying

Ojo a los recortes de la foto

Recuerda que no hay necesidad de retratar siempre la imagen entera cuando haces fotos de comida, por lo tanto no tengas miedo al recorte. Tu sujeto debe predominar, si hay otros objetos o platos en la composición, recórtalos. 

Cuidado con las dimensiones finales de la imagen, evita salvar la imagen en formato que no sea estándar  (por ejemplo el clásico 16:9)

Fotografiar la comida más allá de los platos

Una de las mejores maneras para presentar una fotografía culinaria es capturar la preparación del plato mismo, no solo esto permite diversificar el portfolio fotográfico, también te permitirá crear una historia alrededor del plato que estas fotografiando.

Si te es posible trata de fotografiar  a los chef que preparan la comida, así como los ingredientes del mismo, pero recuerda, siempre es necesario componer el encuadre con atención. 

dania-beatriz-fotos

Los mercados de alimentos

Los mercados son una lugar ideal para practicar la fotografía culinaria, además de todos los ingredientes frescos que están en oferta, la mayor parte de los mercados alimentarios están llenos de mesas que venden comida y muchas veces son preparas al momento.

Si el vendedor no està ocupado sirviendo a otra persona, podrás pedirle ayuda en la creación de la foto, esto te servirá tanto a ti como a él mismo (recuerda ofrecerle una copia de la fotografía impresa.)

La fotografía culinaria requiere empeño y muchas veces los resultados no son los mejores y no están a la altura de nuestras expectativas. Realizar grandes fotografías de comida requiere: preparación, planificación y creatividad para componer, además de las competencias técnicas. 

Este tipo de fotos pueden regalar grandes satisfacciones, además de permitirte vender las imágenes y tener algunos ingresos extras. 

Quieres seguir aprendiendo sobre fotografía?

Suscribete al blog y descarga gratis los regalos que tengo preparados para ti.

Visita: 
El curso de fotografía digital en pdf - Aprende a dominar el modo manual de tu cámara de fotos.

Te espero en el club f2.8 Fotografía un espacio donde puedes compartir tus creaciones 

No hay comentarios

Publicar un comentario

Los datos de tus comentarios están seguros
Responsable: Dania Beatriz Fotografías
Finalidad: Moderar comentarios
Legitimación: Das tu consentimiento
Destinatario: Plataforma de blogger.
Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos.